Arcaicas divisiones territoriales


Cuando al final de la Edad Media el pueblo de Orozko comenzó a autodefinirse, lo hizo como “valle”. Pero no en referencia a un accidente geográfico en sí, a una depresión entre montañas, sino a un entonces novedoso sistema de organización administrativa y territorial que consistía en la aglutinación de diferentes aldeas, en origen relativamente independientes, pero que con el avance de la Edad Media comienza a funcionar de manera conjunta y bajo la tutela de un mismo poder. Sin duda alguna, las antiguas divisiones eclesiásticas de las parroquias son el reflejo fosilizado de aquellas arcaicas particiones territoriales y poblacionales: Urigoiti, Zaloa, Olarte, Albitzuelexaga, San Juan (Duluman) y Murueta.

#castellano

azken berriak: 
 gure gaiak ...